INTERNET Y LA HISTORIA DE ESPAÑA

María Cruz Rubio Liniers, María del Rosario Ruiz Franco, Rosario de Andrés Verdú* y Jaime Bustelo Tortella**

"Una condición previa para adquirir conocimientos es la pérdida de información.
Pero antes ha de haberse tenido, evidentemente, alguna información que perder"

(Atribuido a Fernao Boehms)

I. INTRODUCCION

El historiador que se enfrenta hoy a la búsqueda de información para elaborar su tesis, proyecto de investigación o publicaciones, así como para documentar su actividad docente, se en cuentra ante unas necesidades amplias, complejas y variadas que requieren la consulta a una gran variedad de fondos de archivos, catálogos de bibliotecas, bases de datos especializadas de resúmenes o texto completo, e incluso fuentes audiovi suales.

Tradicionalmente las fuentes historiográficas en nuestro país han estado dispersas en infinidad de archivos, bibliografías impresas, catálogos de bibliotecas o hemerotecas.La aparición de las nueva s tecnologías no ha favorecido la unificación de estas fuentes, si acaso una mayor información sobre su existencia y unas mayores facilidades de acceso, propiciadas por los nuevos soportes informáticos como bases de datos en l& iacute;nea y cd-rom. Por otra parte, la historiografía estudia el ámbito nacional, regional e incluso local del pasado por lo que es necesario acceder a las fuentes propias, no internacionales, en la mayoría de los casos aún en soporte impreso y con un retraso considerable de informatización con respecto al mundo anglosajón. Los peculiares modos y "miedos" de los especialistas en Historia de España a enfrentarse con las nuevas tecnologías queda patent e en una reciente encuesta elaborada por el Centro de Información y Documentación Cientifica del CSIC (CINDOC) en la que especialistas en Historia de España demuestran la escasa utilizació ;n de las bases de datos, el escaso conocimiento y las reticencias a la utilización de nuevas tecnologías y fundamentalmente de lo que es y representa Internet.

El origen de Internet se remonta a la década de los 70 en el ámbito de la defensa estadounidense. Tras su desarrollo y afianzamiento en los años 80, la última década ha representado su expansió n comercial y su utilización masiva en el ámbito académico. Hoy, casi todas las empresas, organizaciones, partidos políticos e incluso particulares utilizan esta red para darse a conocer, ofrecer sus servicios y establecer comunicación. Esta red de redes está construida de forma espontánea, sin ningún organismo nacional o internacional regulador y la información aumenta continuamente y cambia sin parar. Este gran crecimiento añadi do a la falta de coordinación de Internet la convierten en un auténtico "caos" donde conviven y se mezclan informaciones interesantes para el historiador con otras totalmente ajenas a sus necesidades. Por otra parte, su éxito trae par eja la saturación de la red, los tiempos de conexión se alargan demasiado y las vías o autopistas se colapsan ante tantos usuarios accediendo simultáneamente. El desarrollo de las herramientas de software y robots de bús queda aún, siendo eficaces y útiles, no permiten resultados pertinentes por el sistema de búsqueda de texto completo que utilizan. Preguntar por "Historia and España" significa encontrar información tanto de la Historia de la propia red como anuncios de empresas o páginas personales.

Pero aunque el panorama actual parece poco optimista, no cabe duda que Internet es el medio de información del futuro y el investigador de la Historia de España no puede ni debe permanecer al margen. Internet es una valios a herramienta que permite localizar personas, direcciones, organizaciones, enviar mensajes, archivos de texto o audiovisuales, consultar bibliografías, catálogos e inventarios de archivos, obtener artículos de revistas, enviar nuestra opinión o comunicarnos entre especialistas y conseguir información sobre becas, cursos, etc. La modernización de las infraestructuras de comunicaciones, la generalización de la fibra óptica y sobre todo la racionalizaci& oacute;n y estructuración de los recursos en grandes áreas temáticas: comercial, científica, servicios, etc. harán más rápidos, pertinentes y satisfactorios los resultados.

Este artículo parte de nuestra experiencia profesional y pretende ser un acercamiento y una guía para los especialistas en Historia de España que deseen utilizar y conocer mejor los recursos bibliográficos ho y disponibles para su investigación a través de Internet.

II. INTERNET Y LOS ARCHIVOS HISTÓRICOS

Los archivos son la principal fuente de información para los historiadores. En los últimos años el Ministerio de Cultura ha realizado un gran esfuerzo para hacer accesibles estos fondos por v ía telemática. La posibilidad de acceder a archivos nacionales, municipales, eclesiásticos, legislativos o privados desde el propio domicilio sin tener en cuenta horarios ni desplazamientos será un hecho en un futuro no lejano. Un inconveniente que deberán solucionar los profesionales es la falta de una norma internacional de descripción y el problema de una estructura excesivamente jerarquizada de los fondos. En la actualidad los investigadores de la Historia de España pueden acceder a las bases de datos del Ministerio de Cultura (http://www.mec.es). Las más interesantes para los historiadores son las Bases de datos del Patrimonio Histórico:

* Guía de fuentes para la Historia de España (ESPA)

* Guía de fuentes para la guerra civil española, el exilio y el movimiento obrero (GUCI)

* Guía de fuentes para la Historia de Europa (GUFU)

* Guía de fuentes para la Historia de America (HAME)

* Guía de fuentes para la Historia de la Ciencia y la Tecnología (MESA).

La consulta a estas bases no permite el acceso al documento pero sí conocer el contenido de cada archivo, fondo, serie y documento individual.

Los investigadores españoles también pueden encontrar documentación hispanista de interés en archivos extranjeros a través de Internet. Los archivos nacionales de EEUUU (NARA; National Archives and record administration, http://www.nara.gov) y del Reino Unido (Royal Commission on historical manuscripts, http://www.hmc.gov.uk) muestran con una estructura muy avanzada las posibilidades de Internet en el ámbito de los archivos.

Los archivos históricos de las Comunidades Europeas (http://wwwarc.iue.it) accesibles a través del servidor ECHO en la Base de Datos EURHISTAR ofrecen la descripción de los fondos de la Comisión y el Parlamento europeo y otros organismos internacionales como la ESA (Agencia Espacial Europea) o la OCDE, interesantes para la Historia de las relaciones internacionales de España con Europa.

III. INTERNET Y LAS BIBLIOTECAS

Los catálogos públicos de acceso en línea (OPAC) de las bibliotecas son pioneros en Internet y uno de los recursos más importantes para el historiad or, que aún tiene en los libros su principal fuente de apoyo bibliográfico. No sólo podemos acceder a las grandes bibliotecas nacionales y universitarias sino que además últimamente se han ido incorporando bibliotecas p& uacute;blicas y escolares. A estos OPACS se accede a través de menús, por Telnet, siendo la mayoría de acceso libre y gratuito. En este sentido es importante mencionar la existencia de un progr ama llamado HYTELNET diseñado por la Universidad de Sasatchewan (Cánada) que permite el acceso simultáneo a todos los catálogos de bibliotecas del mundo (http://www.usak.ca/cgi-bin/hytelnet). La lista de catálogos es accesible por continentes y países. Con ello podemos saber que fondos y de que autores y materias hay en cualquier biblioteca del mundo sobre nuestra especialidad. El HYTELNET de OPACS bajo www (http://library.usak.ca/hywebcat) está ya disponible y permite el acceso a todos estos catálogos a través de pasarelas o formularios normalizados. Esta posibilidad puede revolucionar la estructura y sistema de recuperación de los catálogos.

En nuestro país la Biblioteca Nacional (http://www.bne.es) ofrece el acceso a su catálogo Ariadna de gran importancia para la búsqueda de monografías, t&iacut e;tulos de revistas y fondo antiguo sobre Historia de España. La mayoría de los catálogos nacionales europeos y americanos (Biblioteca Nacional de Francia, Lybrary of Congress, OCLC, etc.) s on de acceso gratuito a través de telnet, excepto algunos casos como la British Library para la que se requiere petición previa de password .

Las bibliotecas científicas y universitarias españolas están disponibles a través del servidor de la Red IRIS (http://www.rediris.es), financiada por el Plan Nacional de I+D y gestionada por el CSIC (http://csic.es). Muy interesante es el servidor de la red de bibliotecas de este cen tro, asi como el web (en construcción) del CINDOC (http://www.cindoc.csic.es) que permite el acceso a las bases de datos ISOC-Historia, de artículos de re vistas españolas desde 1975 hasta la actualidad.

La mayoría de las bibliotecas universitarias son consultables por listas a partir de la Red IRIS, a través de HYTELNET y desde enlaces de recursos entre servidores. Así los www de las bibliotecas de la Universidad Complutense de Madrid (http://www.ucm.es/bucm), el de la UNED (http:/www./uned.es/biblio/) o el de la Universidad Autónoma de Barcelona (http://www.bib.uab.es) ofrecen no sólo la consulta a sus catálogos sino además el acceso a los más importantes recursos presentes en Internet para la Historia de España. Entrando por la Biblioteca de la Facultad de Geografíae Historia de la UCM podemos encontrar además de los recursos anteriormente citados conexiones con bases de datos nacionales e internacionales, catálogos de libreros y a la Base de Datos Teseo, de Tesis doctorales españolas (http://www.mec.es). Además de las posibilidades ya mencionadas en los otros servidores, accediendo a través de la Universidad de Córdoba (http://www.uco.es) tenemos la posibilidad de consu ltar catálogos de editoriales y libreros privados.

Dentro de los servidores universitarios encontramos importantes páginas personales sobre historia de España creadas por profesores. En la Universidad Autónoma de Barcelona existe, en nuestra opinión, la mejor guía, creada y mantenida por el profesor de Historia Contemporánea, Esteban Canales. Incluye además de directorios, catálogos y revistas electrónicas, enlaces con departamentos de Historia, y webs especializados (guerra civil, Felipe II, etc). Es interesante también la página personal creada por Anaclet Pons y Just Serna del departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia, así como la de el profesor del UNED Angel Mart& iacute;nez de Velasco que ofrece una base de datos bibliográfica de Historia Contemporánea de España.

En este sentido es interesante citar la Red de Bibliotecas Públicas del Estado (http://www.mcu.es/bpe/bpe.html) que permite el acceso mediante pasarela web a los catálogos de la mayoría de las Comunidades Autónomas y provincias, actualmente en construcción. Igualmente la Red de Bibliotecas Populares de Cataluña accesible a través del web de la Diputación de Barcelona (http://www.diba.es) que recoge no sólo alrededor de 115 bibliotecas de la provincia sino lo que le da valor añadido para el historiador el catálogo de Fuentes de Historia Local creado por el Servei de Docum entacio D´Historia Local Contemporánea de Catalunya con más de 40.000 documentos sobre la Historia catalana.

IV. INTERNET Y LOS RECURSOS INTERNACIONALES ESPECIALIZADOS EN HISTORIA DE ESPAÑA

Si bien es evidente que la información sobre Historia de España se encuentra fundamentalmente en archivos,catálogos y bibliografías de nuestro país, presentamos a continuaci ón una lista de diferentes compilaciones y directorios creados por instituciones científicas y universitarias, en su mayoría norteamericanas, que pueden tener alguna utilidad e incluso "sorpresas" para el estudioso de nuestr o pasado aunque son muy desiguales y pocas tienen un valor claro para el hispanista.

(http://orb.rhodes.edu/bibliographies/imms1.html).Ofrece amplias bibliografías sobre la España mediterránea medieval.

(http://www.isu.edu/~owenjack)

Dispone de enlaces "to historical studies" así como un artículo suyo sobre Internet en la enseñanza de la Historia.

(http://kuhttp.cc.ukans.edu/kansas/aarhms/mainpage.html)

Ofrece un archivo de documentos medievales traducidos al inglés, artículos de revistas de historia medieval española, reseña de libros, así como otros recursos bibliográficos, y listas de di scusión de temas hispánicos.

(http://rylibweb.man.ac.uk/data1/ad/guides/reships.html)

Página de recursos en estudios hispánicos tanto bibliográficos como de fondos conservados en el archivo de la Universidad.

(http://www.georgetown.edu:80/Labyrinth/subjects/iberia)

Proyecto para organizar accesos a recuros de estudios medievales.Muy interesante para los medievalistas. Los temas están organizados por países y hay una página de recursos sobre Historia de España y enl aces con sociedades de estudios medievales. Para España hay una colección de enlaces con documentos completos de literatura medieval.

Indice creado y mantenido por las Universidades de Kansas (USA) y de Regensburg (Alemania). Conexiones ordenadas alfabéticamente por temas, por continentes, grandes divisiones cronol&oa cute;gicas, etc. Es el Indice de recursos de Historia más exhaustivo.

(http://www.msstate.edu/archives/history)

Amplia guía de recursos de Historia mundial, bien estructurada, dividida en tres apartados: geográfico, por regiones y países, temático y de distintos tipos de fuentes: archivos, bibliografías, bas es de datos, etc). Importantes enlaces con archivos europeos. Respecto a España la información se centra en artículos de revistas, revistas electrónicas y bibliografías.

(http://www.lib.lsu.edu/weblio.html)guía de recursos realizada por la Louisiana State University. Contiene listas electronicas, recursos ordenados por áreas. Incluye revistas electronicas de Historia y recursos por epocas y temas.

V. LA LITERATURA ESPECIALIZADA (REVISTAS, ACTAS DE CONGRESOS, TESIS DOCTORALES) Y LA HISTORIA DE ESPAÑA

Esta tipología documentales accesible a partir de un gran número de Bases de datos, algunas gratuitas en la consulta a la referencia, aunque la obtención del documento deba abonarse, y o tras comerciales de acceso restringido mediante contrato con un distribuidor.El ejemplo clásico es DIALOG (http://www.dialog.com) que dispone de 450 Bases de datos de resúmenes de revistas, entr e las que está una de las más importantes para el historiador: Historical Abstracts, si bien esta base de datos no está por el momento accesible a través de Internet.

Otra posibilidad de acceder a las revistas es NLIGHTN (http://www.nlightn.com) creado por Library Corporation como un índice universal que permite consultar al mismo tiempo má s de 600 bases de datos a través del motor de búsqueda Lycos. Incluye bases de datos como Humanities Index, Dissertation Absctracts y otras de interés para la Historia.

Existen empresas de suministro de documentos (artículos, tesis, actas de congresos), bien a partir de recursos propios o a través de conexión a las bibliotecas depositarias. Además de poder solicitar la f otocopia de los documentos ofrecen servicios de consulta y alerta bibliográfica. Citaremos como más importantes EBSCODOC (http://www.ebscodoc.com), UNCOVER (http://www.carl.org/uncover), PERIODICAL CONTENTS INDEX (PCI) (http://pci.chadwyck.com). PCI está dedicado exclusivamente al área de las humani dades, e incluye más de 3500 revistas, 54 españolas, que representa más de quince millones de artículos publicados entre 1770 y 1996. Se presenta como la base de datos internacional más completa para la búsqueda de información histórica.

Internet está abriendo posibilidades a la presencia de revistas científicas electrónicas. Su impacto es aún minímo en el campo de la Historia de España. Para acceder a la lista de títulos existentes podemos conectar con el CATALOG OF ELECTRONIC JOURNALS (http://www.edoc.com/ejournal). Existe algún título de literatura hispánica como Melibea. De Historia de España podemos citar dos revistas especializadas en Historia de la Ciencia: CONECTA. Boletín de noticias de Historia de la Ciencia, la medicina y la tecnología,(Suscripción a quique@vm.cpd.ua.es) y ANTILIA. Revista española de Historia de las Ciencias de la Naturaleza y la Tecnología. (http://www.ucm.es/OTROS/antila) )

Muchas revistas en soporte papel incluyen actualmente indices y resúmenes en Internet. Editores y departamentos universitarios están utilizando cada vez más las listas de discusión y el correo electrónico para difundir sus publicaciones a partir de los sumarios. Respecto a las actas de Congresos, son un vehículo fundamental para la comunicación entre especialistas. Aunque no existen bases de datos específicas sobre este tipo de documento, Internet está potenciando la difusión de convocatorias y el acceso a las ponencias.

VI. LOS MOTORES DE BÚSQUEDA Y LA INFORMACIÓN EN HISTORIA DE ESPAÑA

Dada la cantidad y variedad de información existente en Internet, la utilización de los llamados motores o robots de búsqueda son fundamentales para encontrar la información a partir de palabras incluídas en las páginas web. Algunos de ellos indizan el texto completo del documento por lo que muchas veces puede abrumarnos la información obtenida y producir altos niveles de "ruido". Otros utilizan m&aacut e;quinas metabúsquedas y por último algunos usan listas basadas en índices. Conviene iniciarse con aquellos que permiten búsquedas muy simples y rápidas como MetaCrawler (http://Metacrawler.cs.washington.edu:8080/index.html). A continuación citamos algunos de los "buscadores" más conocidos y con mayores posibilidades para la recuperación histórica.

De funcionamiento similar a los reseñados, pero de ámbito exclusivamente español podemos citar OLE (http://www.ole.es),OZU (http://ozu.es),DONDE (http://donde.uji.es),BIWE (http://biwe.cesat.es) y TROVATOR (http://www.trovator.combios.es).

VII. EL CORREO ELECTRÓNICO Y LAS LISTAS DE DISCUSIÓN

El correo electrónico es el servicio más conocido y utilizado por los historiadores españoles, gracias a la facilidad de su aprendizaje y manejo y a la utilidad de sus prestaciones. A trav&ea cute;s del e-mail podemos comunicarnos con especialistas en nuestra disciplina y compartir experiencias, ideas, e incluso enviar ficheros textuales o audiovisuales con un coste muy inferior a las llamadas telefónicas y el fax.

Además, es posible la suscripción a listas de discusión , llamadas también conferencias electrónicas o tertulias, que nos permiten a través del correo electrónico comunciarnos con ciento s de personas a los que nos une un mismo tema de debate o línea de investigación. El número de estas listas es muy elevado, existiendo además listas de listas. Por ejemplo, la existente a través de la red Iris (http://www.rediris.es/mail/list)

Para localizar listas de todo el mundo lo mejor es acudir directamente a CATALIST (http://www.Isoft.com/list/listref.html), catálogo de listas que se puede consultar por temas, por orden alfabético y por países. También existe una relación de listas de distribución en castellano (http://www.rediris.es/list/buscon.es).

Incluimos algunas direcciones de listas, referidas a Historia de España:

Dirección: ESPORA-L@UKANVM.CC.UKANS.EDU

Dirección: Gopher://nisp.nclac.uk:70/11/lists/iberia

Dirección: MEDIBER@merle.acns.nwu.edu.mediber

Dirección: MEDIEV-L @UKANVM.CC.UKANS.EDU

Dirección: lapepa@list.uned.es

Dirección: demogr-h@listserv.rediris.es

Dirección: hciencia-list@etsiig.uniovi.es

Dirección: sigloxviii@etsiig.uniovi.es

VIII. CONCLUSIONES

Es evidente que la llegada de Internet ha revolucionado los métodos de trabajo y las posibilidades de información de muchos profesionales y los historiadores no nos encontramos, o no deberíam os estar, al margen de esta situación. Hoy en día nos hallamos en un período de transición en lo que se refiere a las posibilidades que esta red de redes ofrece a los especialistas en nuestro pasado. Son muchas las limitacion es que presenta, como ya hemos señalado anteriormente, derivadas fundamentalmente de su éxito y su creación espontánea. Estas son algunas cuestiones que consideramos pueden y deben contemplarse para una mejor utilizació n de Internet por los historiadores:

1.- Es necesaria una mejor planificación y organización de los recursos. La convicencia de páginas comerciales o personales con las académicas y científicas, produce un caos en la búsqueda de nu estra especialidad. Es importante contar con recursos bibliográficos especializados, como los que ofrecen las Bases de datos analíticas o Abstracts. En este sentido la colaboración de hsitoriadores y documentalistas especializados, p ermitirá la creación y mejora de sistemas de información histórica.

2.- A pesar de los avances técnicos en hacer más amigables las búsquedas de información a partir del hipertexto y las pasarelas Web , muchas veces la actuación de los motores de búsqueda en todo el texto , produce resultados muy poco pertinentes, y que en la práctica resulta en ocasiones totalmente infructuosa, cuando se trata de encontrar fuentes bibliográficas. A ello se añade la ambigüedad del propio término & quot;Historia" en un universo no científico. Los criterios de aparición de un término múltiples veces en documentos y páginas no resultan eficaces.

3.- La calidad de la información debe pasar por el análisis de contenido de dichas fuentes, aspecto que frente a la rapidez de gestión y obtención de los documentos no se tiene en cuenta por los actuales dist ribuidores comerciales de libros y revistas. Sabemos que en Historiografía una búsqueda de información por título puede ocasionar un cúmulo de resultados faltos de interés.

4.- El factor "tiempo" continúa siendo otro de los problemas más graves en la conexión a Internet. Esperamos que las nuevas "autopistas" de banda ancha podrán reducir las esperas de conex ión y abaratar los precios.

5.- Por último, y quizás lo más importante, conviene resaltar el sesgo anglosajón de la información histórica contenida en Internet. Esto, que es algo obvio debido a la ventaja que su utilizaci& oacute;n tiene en Estados Unidos, tanto en número de usuarios como en desarrollo tecnológico y científico, resulta desalentador para el hispanista necesitado de fuentes de información propias. En el I Congreso Internacional d e la Lengua Española, celebrado en Zacatecas (México) en el mes de abril de 1997, se manifestó la abrumadora presencia del inglés en la red y la necesidad de presentar revistas electrónicas y crear "exploradores&qu ot; y recursos en español. Siendo esto una realidad, no debemos olvidar que en la actualidad el 2,5% de los materiales existentes en la red están en español y que, como mínimo, el 2% de los usuarios son hispanohablantes. Pero s on los Estados Unidos los principales creadores y exportadores de contenidos en español. La producción española, según datos de Red IRIS es deficitaria y somos principalmente importadores de contenidos.

Con todo ello y superando los "miedos" tradicionales a las nuevas tecnologías de muchos historiadores, se conseguirá potenciar e incorporar la información histórica española a Internet. Creem os que los departamentos de Historia de las distintas universidades, así como los centros de investigación especializados en esta área son los que podrían llevar a cabo esta iniciativa. Existen precedentes a seguir como los ll evados a cabo por los profesores Canales, Martínez de Velasco, Pons y Serna, o proyectos sobre la incorporación o publicación de revistas de Historia en la red.

Sirva pues nuestro trabajo como guía para los especialistas en Historia de España que deseen conocer y utilizar los recursos disponibles en la red de redes, y como una llamada de atención a nuestros colegas para que una vez detectadas las "lagunas"existentes se animen a participar en la incorporación de la información necesaria para la realización de investigaciones de carácter histórico, pues como señala Myers refiriéndose a todas las comunicaciones electrónicas "tenemos que usarlas para valorarlas". Sin embargo, no olvidemos que, cualquier dirección, web o lista están sujetas a posibles cambios y trabajos como éste deben ser actualizados periódicamente.

IX. BIBLIOGRAFIA


H-Net
Humanities & Social Sciences OnLine
Humanities &
Social Sciences Online
in cooperation with MSU Department of History
Contact Us
Copyright © 1995-2007